domingo, enero 27, 2013

Cuba, la UDI y el PC

Lo más notorio de esta semana - inserciones en los periódicos, protestas frente a la embajada, aspavientos de variada índole - fueron los reclamos de la UDI.

La UDI reclamaba por la protección que Cuba ha prestado a los asesinos - algunos de ellos confesos - de Jaime Guzmán.

¿Tiene razón la UDI al reclamar a Castro - a Raúl, puesto que la herida del tiempo ya derrotó a Fidel - por la protección que ha prestado a los que acecharon primero y dispararon luego contra Guzmán?

Una de las reglas más viejas de la ética enseña que ella debe ser universal y nunca depender de circunstancias particulares. Si se reclama castigo por la muerte de Jaime Guzmán en tanto Jaime Guzmán (es decir, en razón de ser él el sujeto que fundó la UDI y con el cual los actuales dirigentes reconocen una relación discipular y de amistad) ese reclamo no posee mayor valor moral. Las reglas de la ética deben ser universales, es decir, aplicarse a cualquier ser humano que se encuentre en las circunstancias del caso. Fue lo que enseñó - no está de más repetirlo - Kant y lo que, en algún sentido, dijo Cristo cuando aconsejó no hacer a los demás lo que no querrías te hicieran a ti (Mateo 7.12).

El reclamo de la muerte de Guzmán, entonces, no debe fundarse en los afectos que sus discípulos sienten hacia él (puesto que esos afectos son particulares), sino en el simple hecho de que Guzmán era un ser humano y su vida intangible al margen de su desempeño (harto discutible si se atiende al hecho que justificó un régimen que violó con esmero los derechos que ahora sus amigos reclaman).

Es seguro, sin embargo, que hoy día los integrantes de la UDI aceptan lo anterior: la intangibilidad de la vida humana y, como consecuencia, la proscripción de cualquier forma de atentado en contra de ella con prescindencia de las circunstancias. Es probable entonces que reclamen por la impunidad del crimen de Jaime Guzmán no por ser Jaime Guzmán la víctima, sino porque, en su opinión, ningún ser humano merece morir asesinado de la forma en que Guzmán lo fue.

Bien.

Pero si lo anterior es así (si los amigos y partidarios de Guzmán se han vuelto repentinamente kantianos) entonces deben hacerse a sí mismos un reproche retrospectivo: porque durante décadas esgrimieron circunstancias particulares para justificar o excusar, con relatos y pretextos de variada índole, los crímenes que se cometieron en dictadura, y sólo muy tardíamente (cuando era tan evidente que casi carecía ya de todo mérito, como fue el caso del ministro Chadwick) reconocieron que habían estado, durante casi toda su vida política, respirando y defendiendo un gigantesco error.

Así, entonces, cuando la UDI paga insertos en los periódicos, vocifera frente a la embajada de Cuba y hace aspavientos de variada índole, en algún sentido los hace también contra sí misma y la increíble indolencia y el triste papel que sus dirigentes ejecutaron cuando negaban los crímenes de la dictadura, los justificaban o los relativizaban.

Y lo que le ocurre a la UDI le ocurre también, al revés, al Partido Comunista.

Los comunistas fueron víctimas de la dictadura -se les torturó, hizo desaparecer y, cuando subsistían, se les exilió- de manera que saben en carne propia de qué se trata el abuso. Y cuando reclaman contra los crímenes que padecieron en la dictadura lo deben hacer no en razón de ser comunistas las víctimas, sino en razón de ser simples seres humanos que no merecían, bajo circunstancia alguna, al igual que Guzmán, ser asesinados o desaparecidos.

Bien también.

Pero si ese es el caso - si los comunistas también se han vuelto kantianos -, entonces, ¿qué explica el silencio que guardan frente a los abusos de variada índole que padecen los cubanos, carentes de la amplia gama de libertades políticas que son propias de la democracia? ¿Por qué lo que era malo de hacer a los opositores a Pinochet, no es malo de hacer a los opositores a Castro?

No cabe duda. Cuando se esgrime una razón moral ha de invocarse una condición aplicable a todos (¿verdad, senador Larraín, ministro Chadwick, senador Coloma? ¿Verdad, diputado Tellier?) y no sólo a los amigos.
Carlos Peña

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal