miércoles, marzo 01, 2006

La cibernética y el profesor.


Hace ya más de 30 años, conversaba un día con mi amigo Carlos René - después de haber leído un libro que en castellano se llamaba "La Revolución Tecnológica" y cuyo autor a estas alturas no recuerdo - acerca de las posibilidades de que la educación evolucionara a un sistema en el cual no fuese necesaria la presencia del alumno en la sala de clases ni la del profesor como transmisor de la información.

Mi amigo, profesor, aseveraba que eso no era posible, en términos pedagógicos, puesto que la presencia del docente era irremplazable.

En esa época el artilugio electrónico más avanzado que teníamos a nuestro alcance era una calculadora a pilas marca C Itoh, con las cuatro operaciones básicas, que causaba furor.

Ahora me entero que la empresa Ebosa, que se dedica a las comunicaciones y a las redes de datos, ha creado un software llamado NetOp School 4.0, que facilita la aplicación de herramientas informáticas en la sala de clases y reemplaza la pizarra por el monitor. El software NetOp School permite realizar una clase presencial completamente interactiva a través de computadores que no sólo están en red, sino que, además, encuentran en línea. En estas clases, los profesores pueden hacer demostraciones y realizar explicaciones desde su PC a los monitores de los alumnos, quienes ven en sus pantallas lo que escribe o explica el profesor, sin que éste necesite alzar la voz. Los maestros también pueden ver en su PC los de los alumnos, para corregir o bien llamar su atención, enviarles archivos, mostrar video didácticos y dar asistencia directa. El alumno puede enviar directamente una pregunta on line al computador del profesor sin temor a posibles burlas o interrumpir a sus compañeros. El profesor puede también mostrar la pantalla del alumno aventajado al resto de los estudiantes. El programa cuenta con sistema "picture and picture" que permite al profesor tener una visión completa de la clase y el sistema, en general, permite mantener el control de la atención.Otra posibilidad del software es que un alumno enfermo pueda incorporarse y participar remotamente en la clase vía Internet.La versión presentada del software suma la capacidad de realizar pruebas y corregirlas on line. Es decir, el profesor diseña la prueba, la reparte a los alumnos a través de la red, los alumnos responden y el software con las respuestas correctas corrige y pone la nota en tiempo real.

El sistema funciona con respuestas múltiples, dictados y ejercicios de correspondencia de imagen y texto, completar y ordenar oraciones, junto con respuestas libres y en la pantalla de supervisión de exámenes se puede seguir el progreso de cada alumno en tiempo real. Las preguntas se pueden puntuar y corregir también en tiempo real.

Tras finalizar el examen, se genera un informe resumen del curso y detalles del rendimiento individual de cada alumno. Esta opción permite que los alumnos puedan recibir sus comentarios en forma instantánea.

No obstante los avances, importantes por cierto, mi amigo Carlos René tenía y sigue teniendo razón, porque aunque todos tengan su PC, aún no logran reemplazar al profesor.

1 Comentarios:

Blogger Claudio Alvarado Solari dijo...

El artículo me trae a la memoria un comentario de un profesor mio de la universidad, y de eso hace bastantes años, que mencionaba que en su primera visita a una universidad norteamericana se estaban reemplazando las pizarras por monitores de TV. Después de unos años, al repetir la visita, se había vuelto a instalar los pizarrones y la tiza.

Mi impresión es que las nuevas tecnologías permiten ampliar el radio de acción y las posibilidades del profesor, entregar más y mejores contenidos a más alumnos (educación a distancia por ejemplo), pero no se puede reemplazar la presencia y contacto profesor-alumno.

02 marzo, 2006 08:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal