lunes, marzo 20, 2006

Recordando a Chago.

Conocí a Pablo el año 1969, con motivo de un viaje que hice a Santiago acompañando a mi tía Mariela; entonces tenía yo apenas 14 años y Pablo era un joven abogado de 31.

Por supuesto, tal diferencia de edad no tuvo al comienzo ningún efecto práctico en nuestra amistad, la que no obstante, al transcurrir el tiempo y los años, se fue cimentando y fortaleciendo en el ejercicio del generoso surtidor de conocimientos y afectos que Pablo era.

Él me enseñó a jugar ajedrez, no a mover las piezas - que ya sabía entonces -, sino a entender el concepto del juego, su estrategia y su táctica.

En su casa leí por vez primera a Julio Cortázar.

De su boca escuché el nombre de Jean Paul Sartre, que tan profunda huella terminaría dejando en mi vida de adolescente y de adulto.

Lato sería, por supuesto, nombrar cada una de las puertas y ventanas que Pablo abrió durante toda nuestra larga amistad, que se extendió por más de 33 años, y que compartimos con Dola, Patricia, Santiago Pablo, Fernando y Bárbara - su familia -, amistad que fue rota temprana y bruscamente con su muerte el 21 de septiembre del 2002, a los 64 años de edad.

Hoy Pablo cumpliría 68 años y yo cuento ya con 51. La diferencia de edad que nos separaba al comienzo se ha estrechado, pero ha aumentado la pena por su ausencia.

Feliz cumpleaños, amigo Pablo.

¡¡Feliz cumpleaños, Chago!!

2 Comentarios:

Blogger yuriflame dijo...

Aunque no lo conocí, me sumo al homenaje por el cariño con que lo recuerdas.

Un abrazo!!

Sergio

20 marzo, 2006 09:42  
Anonymous Anónimo dijo...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

31 marzo, 2006 17:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal