jueves, marzo 09, 2006

¡Cuidado con la trampa!

El Gobierno de Bolivia ha anunciado que está dispuesto a vender energía eléctrica a Chile para cubrir en parte el déficit que tiene nuestro país en este importante elemento como factor de desarrollo y que, por lo mismo, cada vez lo requerimos en mayor cantidad.

Bolivia es un país rico en recursos y no es misterio para nadie que sus problemas económicos y sociales provienen de una sempiterna ineptitud para administrarlos, junto a las persistentes tensiones internas que impiden que se elaboren políticas de Estado que se sostengan en el tiempo.

La nación boliviana nunca ha reconocido estos hechos y permanentemente, en una actitud majadera, ha culpado de su desastre económico y social a Chile, por la falta de mar, lo que, a todas luces, es un total paralogismo puesto que es sabido que, históricamente, nunca lo tuvo y que el tenerlo no es garantía de nada. De hecho, Haití está rodeado de mar y ya ven cómo y donde está.

La noticia ha despertado un inexplicable entusiasmo en las autoridades de gobierno chilenas, que ven resueltas, por esa vía, la falta de inversión y de recursos que, en materia de energía, tiene nuestro país. Inexplicable, puesto que ya sabemos lo escasamente confiables que son nuestros vecinos cuando de respetar los acuerdos se trata y porque tanto Bolivia, como Perú y Argentina, no tienen ningún interés en facilitar y colaborar en el desarrollo de nuestro país, ya que un Chile fuerte y poderoso va en contra de sus propios y legítimos intereses.

Lo he dicho una y otra vez y ahora lo sostengo y reitero: Chile debe buscar las fuentes y los sistemas tecnológicos necesarios para no ser dependiente energéticamente de nuestros vecinos (ver mis artículos
¿Vamos bien? y Accedo a terminar la saga)

Hoy en Bolivia el debate es si Chile podrá desarrollarse sin energía y la respuesta es obvia, por lo que tanto nuestras autoridades como los empresarios, junto a todos los ciudadanos, debemos tener en cuenta, y muy en claro, que la venta de energía eléctrica por parte de Bolivia será una trampa más en el duro camino al desarrollo en que estamos empeñados y que tanta envidia despierta en el vecindario.

Por estos días hay un entusiasmo casi eufórico en el país altiplánico puesto que están convencidos que el acceso al mar es un hecho; pero cuando las cosas no caminen como ellos quieren - como no caminarán, por cierto - van a bajarnos el interruptor de la luz, igual como los argentinos nos cerraron la llave de paso del gas, y, entre apagón y apagón, vamos a terminar como el conejo de la foto............. cazados en una trampa.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal